20 marzo 2009

Futuras floraciones y evolución de lithops


Como se nota la llegada de la primavera. A pesar de los días tan espléndidos que hemos tenido mis cactus están muy rezagados en cuanto a floración se refiere. Debe ser porque he comenzado a transplantar muy tarde, con la detención de crecimiento y retraso de los riegos que esto supone.

A pesar de eso ya comienzan los botones florales en alguno de ellos, unos tardarán más tiempo en desarrollarse, otros menos, pero lo importante es que al final se llenará todo de flores.



Mammillaria gracilis



Echinocereus rigidissimus v. rubrispinus



Parodia schumanniana ssp claviceps





Mammillaria prolifera v. texana




Gymnocalycium amerhauseri




Echinopsis subdenudata


Echinocereus pectinatus






Lobivia famatinensis (tiene una espinación muy curiosa)




Notocactus uebelmanianus




Gymnocalycium bruchii v. brigittae





Y ahora unas fotillos de algunos de mis lithops. Como llega el calorcillo ya están pensando en quitarse definitivamente la camisa, algunos son más frioleros y llevan más retraso, en cambio otros...bueno, mirad:



Y una foto de los pequeñines todos juntos, que también están cambiando como unos campeones...



16 comentarios:

Bololoch dijo...

Que gusto da ver esos lithops cambiando de camisa :)

LUISA dijo...

Pues si hablamos de fotos las tuyas no tienen desperdicio... Está visto que somos unas incondicionales, tú de las flores y yo de los cactus...
Esta mañana cuando salí al patio y ví este regalo de la Naturaleza, no pude dejar la ocasión de hacer la foto.. y compartirla.
Tú también has hecho un recorrido por tu colección, está genial este post.
MILBESOS .

Montse dijo...

Espléndido reportaje de lo que promete ser una floración preciosa dentro de poco.
¡Y no me la voy a perder!
Los lithops están monísimos, me hacen gracia esos pequeñines.
Un besito.

Lunaria dijo...

No dejan de llamarme la atencion los lithops, en cuanto los vea, los compro.

Viatger dijo...

¿Qué tal Tere?

Al final te he hecho caso y empiezo de nuevo a probar con un Lithops, lo pondré en breve en mi blog empiezo con uno y si la cosa me va bien probaré con más, con tu permiso te cojo el calendario de riego para ponerlo en la entrada.

Unas fotos preciosas,
un abrazo
viatger.

Khenai dijo...

Están geniales. Tal vez al L. coleorum haya que darle un poco más de tiempo (no estoy seguro, no tengo ninguno de esos).

Bsos,

Julie dijo...

Hola! Amo a sus lithops! Gracias por visitando mi blog. Me esposo traduce por mi. Hasta luego!
Julie

Abriles dijo...

¡Qué ignorante soy...al ver una entrada en el blog de Luisi, creí que los lithops eran champiñones...PERDON...!

En compensación, te dejo una leyenda...¡espero que te guste!

Vivían en un cierto pueblo de Yucatán dos mujeres, siendo el nombre de una de ellas Xkeban, o mejor decir su apodo, ya que Xkeban quiere decir prostituta, mujer mala o dada al amor ilícito.

Decían que la Xkeban estaba enferma de amor y de pasión, y que todo su afán era prodigar su cuerpo y su belleza a cuanto mancebo se lo solicitaba. Su verdadero nombre era Xtabay.

Muy cerca de la casa de Xkeban, habitaba en otra casa bien hecha, limpia y arreglada continuamente, la consentida del pueblo que llamaban Utz-Colel, mujer buena, decente y limpia. Érase esta mujer la Utz-Colel, virtuosa y recta, honesta a carta cabal y jamás había cometido ningún desliz, ni el mínimo pecado amoroso.

La Xtabay tenía un corazón tan grande como su belleza, y su bondad la hacía socorrer a los humildes, amparar al necesitado, curar al enfermo y recoger a los animales que abandonaban por inútiles. Jamás levantaba la cabeza en son altivo, nunca murmuró ni criticó a nadie y, con absoluta humildad, soportaba los insultos y humillaciones de las gentes.

En cambio, bajo las ropas de la Utz-Colel, se dibujaba la piel dañina de las serpientes; era fría, orgullosa, dura de corazón, nunca jamás socorría al enfermo y sentía repugnancia por el pobre.

Y un día, las gentes del pueblo no vieron salir de su casa a Xkeban y supusieron que andaba por los pueblos ofreciendo su cuerpo y sus pasiones indignas. Se contentaron de poder descansar de su presencia, pero transcurrieron días y más días; y de pronto, por todo el pueblo se esparció un fino aroma de flores, un perfume delicado y exquisito que lo invadía todo. Nadie se explicaba de dónde emanaba tan precioso aroma, y así, buscando, fueron a dar a la casa de la Xkeban a la que hallaron muerta, abandonada y sola.

Más lo extraordinario era que si la Xkeban no estaba acompañada de personas, varios animales cuidaban de su cuerpo del que brotaba aquel perfume que envolvía al pueblo.

Enterada la Utz-Colel, dijo que esa era una vil mentira, ya que de un cuerpo corrupto y vil como el de la Xkeban, no podía emanar sino podredumbre y pestilencia; más que si tal cosa era como todos los vecinos decían, debía ser cosa de los malos espíritus, del dios del mal que así continuaba provocando a los hombres.

Agregó la Utz-Colel, que si de mujer tan mala y perversa escapaba en tal caso ese perfume, cuando ella muriera el perfume que escaparía de su cuerpo sería mucho más aromático y exquisito.

Más por compasión, por lástima y por su deber social, un grupo de gentes del poblado fue a enterrar a la Xkeban, y cuentan que el día siguiente, su tumba estaba cubierta de flores aromáticas y hermosas. Tan tapizado estaba el túmulo, que parecía como si una cascada de olorosas florecillas, hasta entonces desconocidas en el Mayab, hubiera caído del cielo. La tumba de la Xkeban duró todo el tiempo florecida y olorosa.

Poco después murió la Utz-Colel y a su entierro acudió todo el pueblo que siempre había ponderado sus virtudes.

Entonces recordaron lo que había dicho en vida acerca de que al morir, su cadáver debería exhalar un perfume mucho mejor que el de la Xkeban, pero para asombro de todas las gentes, comprobaron que a poco de enterrada, comenzó a escapar de la tierra floja, un hedor insoportable. Toda la gente se retiró asombrada.

Hoy, la florecilla que naciera en la tumba de la pecadora Xkeban, es la actual flor Xtabentún, tan humilde y bella que se da en forma silvestre en las cercas y caminos, entre las hojas buidas y tersas del agave. El jugo de esa florecilla embriaga muy agradablemente, como debió ser el amor embriagador y dulce de la Xkeban.

Tzacam, que es el nombre del cactus erizado de espinas, de mal olor e intocable, es la flor que nació sobre la tumba de la Utz-Colel; es la florecilla si bien hermosa, sin aroma alguno y a veces de olor desagradable, como era el carácter y la falsa virtud de la Utz-Colel.

LAS PLANTAS DE LARA dijo...

Hola Tere. Veo que eres una gran aficionada a las suculentas igual que yo. En todos los blogs que entro a dejar un comentario siempre estas tu y eso me sorprende por que quiere decir que estas pendientes de todos los cambios de los demas, ademas de los tuyos propios. Espero que visites mi blog y te hagas mi seguidora. Dime lo que te parece.
Gracias, un beso
Lara

pd. Tus Lithops me dan envidia....jo!!!ya veras los mios

Ismael dijo...

Hola Tere, me llamo Ismael y soy nuevo en esto de los cactus/crasas, tengo algunos desde hace un tiempo pero no consigo que crezcan y se que es por el sustrato, quería preguntarte que qué mezcla usas para tus cactus y demás.
(Puedes contestarme en mi correo "suicida995@gmail.com" no te asustes por el nombre del correo, es una larga historia :p)

Pd: Tienes una colección alucinante, me he enamorado ^^

espinas y flores dijo...

que hermosísimos ejemplares Tere los echinocactus son una maravilla.

Zamarat dijo...

Qué bonitos los lithops!!!
Te he concedido un premio. Puedes pasar a recogerlo cuando quieras.

Câline dijo...

Le mostré las fotos de los lithops a mi esposo y se quedó boquiabierto, no podía creer lo que veían sus ojos.
Así que me fui a mostrarle todas las fotos anteriores y se quedó todavía más loco con las floraciones...
Gracias Tere por compartir las bellezas de tu jardín.
Un besito.

Foix Jinn dijo...

Hola!

Hey, estos dìas conseguì varios cactus nuevos :D

Un Gymnocalycium mihanivichii, la Mammillaria prolifera, isotensis y knippeliana :D

A ver si un dìa subo fotos a mi blog para que las veas

Saludos

Maca dijo...

Que hermosura, da gusto verlos.
parecen erizos mostrando sus frutos.

RosaMaría dijo...

Qué bonita la Lovibia y la Mammillaria me encanta! Felicitaciones por tanta belleza!