26 agosto 2006

Lobivia arachnacantha


Esta precoz lobivia ya quiere florecer a pesar de su diminuto tamaño, pongo mis dedos sobre ella, en la última fotografía, para que observéis la comparativa. Fijándonos en el capullo ya vislumbramos el color de la flor...¿lo adivináis?...Y otra ventaja más, la cantidad de hijuelos que tiene nuevos.






5 comentarios:

Câline dijo...

Se ve muy interesante esa flor, estaré pendiente de verla abierta. Realmente que tus cactus te traen sorpresas constantes!
Espero que cuando le quites los hijitos, nos cuentes cómo se hace... tienes por aquí una "alumna" muy atenta.

tom dijo...

Gran imagen,

por casualidad he accedido a tu blogg, las imágenes son brutales. Siempre me gustaron las plantass, pero ahora me empieza a estusiasmar el tema.
Espero q nos muestres el proceso de esas graciosa flor, tengo curiosidad.

saludos.

Tere dijo...

Câline, me siento halagada cuando te defines como "alumna" ¿eso quiere decir que yo soy "maestra"?..je, je, jejjj...no, yo también soy alumna en constante aprendizaje. Respecto a lo de los hijitos...en las lobivias es sumamente fácil, solo se trata de tirar de ellos con mucho cuidado (con clima cálido y seco siempre) y rápidamente enraizan. Otra cosa sería un "hijito" como el que mostré en el aterior post (trichocereus), ese necesita mucho tiempo de secado para secar sus heridas.

Tom, me alegra que te gustara mi blog, con momentarios como el tuyo y los de Câline hacen que siga con más ilusión incluso que el primer día, aunque te digo como a Câline..exageras, je, je, jejjjj. Sigue visitando el blog, en breve colgaré nuevas fotos...te gustarán.

Saludos!!!!

Pasmosa dijo...

Una pregunta. ¿Tienen que ser muy grandes los hijos para emanciparlos?

Circuito dijo...

Olá sou brasileiro a colecionador de cactos tambem , queria se possivel trocarmos contatos (nertan_ce@hotmail.com)