06 julio 2006

Regalo

Estos cactus pertenecían a mi colección. Sin embargo, crecieron demasiado y ya iban necesitando un terreno grande donde extender sus raíces. Por otro lado, mi gata, ya había comprobado lo dolorosas que pueden ser las espinas de una opuntia (chumbera), que no solamente pinchan como las de otros cactus, sino que se quedan incrustadas en la piel. Por todo esto pensé en Francisco José(aficionado también a los cactus) y se los regalé para que pudiera plantarlos en su nave.
El martes fuimos a verlos y están preciosos. Aquí están las fotografías:

3 comentarios:

violeta dijo...

hola tere, efectivamente eso de la tacita es un lithops, lo compré en febrero lo he tenido dentro de casa, hasta hace un mes, se empezó a poner algo feo, y lo saque a la calle con los otros cactus, algo le pasa, ya te lo enseñare, creo que no está bien.

Que bonitos y que grandes estan estos cactus.
un saludo.

paula dijo...

pedazoas de cactus tere, bueno se nota que los has cuidado muy bien antes de regalarlos. Por cierto tu gatino es precioso. Y la verdad no me extraña que intentase comerse el cactus porque los gatos son una movida lo trastean todo. Muchos besos.

Anónimo dijo...

Regalas el cactus? si es asi estaria interesada,Un beso gracias. mi correo es rakel782003@hotmail.es